Síndrome de Korsakoff: amnesia por mala alimentación

Hablamos hace unos días de las interferencias que puede sufrir la información que almacenamos en la memoria. Sin embargo, las interferencias no son la única alteración que puede sufrir esta importante función cognitiva. Una de las alteraciones más conocidas (sobre todo gracias al cine) es la amnesia. Es habitual ver personajes en las películas que no recuerdan absolutamente nada acerca de quiénes son, qué cosas les han ocurrido... La amnesia es una alteración compleja que puede tener múltiples causas, la mayoría relacionadas con el daño cerebral, y cada tipo de amnesia tiene sus particularidades. De la que voy a hablar un poco aquí es de la amnesia causada por el síndrome de Korsakoff.

El síndrome de Korsakoff aparece como consecuencia de una lesión cerebral, en una parte del cerebro conocida como diencéfalo. El daño se produce a causa de una deficiencia en tiamina (vitamina B1). Normalmente, las personas afectadas por este síndrome son alcohólicos crónicos, aunque no es el abuso continuado de alcohol lo que lo causa (aunque sí produce otros daños), sino la pobre dieta alimentaria a la que habitualmente se asocia el alcoholismo, además de que el alcohol reduce la capacidad de asimilación de la vitamina B1.

El síndrome de Korsakoff produce dos clases de amnesia:
- Amnesia retrógrada, es decir, problemas para recordar información pasada (anterior a la enfermedad)
- Amnesia anterógrada, incapacidad para formar nuevos recuerdos, con lo que se hace muy difícil aprender nueva información

Además, se produce un deterioro cognitivo generalizado (problemas en el habla, atención...) junto con un síntoma conocido como confabulación. Esto significa que las personas afectadas por el síndrome de Korsakoff tienden a mezclar información real con sucesos imaginarios, ya que para ellos resulta difícil separar la realidad de la ficción. Esto no significa que mientan conscientemente, con la intención de engañar a otros. De hecho, suelen creerse las historias que ellos mismos inventan.

Por otro lado, aunque los pacientes habituales con este síndrome sean alcohólicos, debemos recordar que no es el alcoholismo sino una mala alimentación lo que produce este síndrome. Personas con malnutrición y carencia de vitamina B1 son susceptibles de desarrollarlo (por ejemplo, en países pobres donde se producen hambrunas). En este sentido, recientemente se han descrito casos de niñas y adolescentes con anorexia nerviosa que han desarrollado este síndrome, lo cual es bastante grave, ya que la amnesia por síndrome de Korsakoff es irreversible.

La forma de prevenir este problema es, evidentemente, una buena alimentación. Sin embargo lo que más me recuerda todo esto es que cualquier cosa que introducimos en nuestro cuerpo (o que dejamos de introducir) tiene sus efectos, algunos imperceptibles y otros... bastante catastróficos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada